domingo, 16 de mayo de 2010

LA SOCIOLOGÍA COMO CIENCIA EMPÍRICA

Tema 1. LA SOCIOLOGÍA COMO CIENCIA EMPÍRICA

Introducción: Definiciones de Sociología
1.- Procesos del conocimiento. Saber vulgar y Saber científico
2.- Las ciencias empíricas: CC. de la naturaleza y CC. sociales
3.- Nacimiento y objeto de la Sociología: "El hecho social"
4.- Definición y objeto de la Sociología de la Educación




INTRODUCCIÓN: DEFINICIONES DE SOCIOLOGÍA

Definición por J. Jiménez Blanco

“Es una ciencia empírica de la organización de los grupos humanos”. Por lo tanto destaca ciertos aspectos fundamentales:

• Es una ciencia empírica
• Se ocupa de las organizaciones.
• Se ocupa delos grupos humanos


Definición por Teodor Caplow

“Es un estudio científico de las relaciones humanas y sus consecuencias”.

• Coincidencias entre las definiciones: la sociología se trata de una ciencia.
• Diferencias entre las definiciones:
- Jiménez Blanco estudia el grupo humano y su estructura
- T. Caplow estudia las relaciones humanas y sus consecuencias.


1.- PROCESOS DEL CONOCIMIENTO. SABER VULGAR Y CIENTÍFICO.

1.1. Saber vulgar y saber científico.


Todos los hombres poseen mayores y menores conocimientos según el grado y modo de participación en la totalidad de la cultura. En todos los hombres existen saberes y conocimientos, pero por las formas o tipos de adquisión pueden discernirse dos modos principales (aunque existen otros como el filosófico, el mítico, el religioso...):
- el saber cotidiano o vulgar.
- el saber científico.
Se sabe, pues, de manera natural por el solo hecho de vivir, y se sabe científicamente cuando existe disposición de conocer con arreglo a ciertos procedimientos.

a) Saber cotidiano.

Es el saber o conocimiento que se adquiere en la experiencia cotidiana. Se trata de conocimientos inconexos entre sí, a veces superficiales, constituidos por una yuxtaposición de casos y hechos. Es el modo común, corriente y espontáneo de conocer que se adquiere en el trato directo con los hombres con las cosas, es ese saber que llena nuestra vida diaria y que se posee sin haberlo buscado o estudiado, sin aplicar un método y sin haber reflexionado sobre algo.

Su contenido es la suma de todos nuestros conocimientos sobre la realidad que utilizamos de un modo efectivo en la vida cotidiana y del modo más heterogéneo (como guía para las acciones, como tema de conversaciones etc.) Existe un determinado mínimo de saber cotidiano. ¿Cuál es ese mínimo?, pues, la suma de los conocimientos que todo sujeto debe interiorizar para poder existir y moverse en su ambiente. Según las épocas y los estratos sociales, cambia el contenido y extensión del saber cotidiano.
Este saber cotidiano se caracteriza por ser superficial, no sistemático y acrítico.
- Cuando decimos que es superficial no es en el sentido de frívolo, insustancial o ligero, sino de que se conforma con lo aparente, con lo que comprueba en el simple pasar junto a las cosas. Se expresa en frases como porque me lo dijeron, porque lo vi, porque lo leí, porque todo el mundo lo dice; para este tipo de conocimiento el criterio de evidencia inmediata es suficiente.
- Otra característica que se le atribuye al saber de la vida cotidiana, es la de ser no sistemático, tanto en la forma de adquirirlos y vincularlos como en el modo de establecer cánones de validación. Se limita a percibir lo inmediato a través de experiencias, vivencias, estados de ánimo y emociones de la vida diaria, permaneciendo al nivel de certeza sensorial. El mismo sujeto organiza las experiencias y conocimientos de un modo no sistemático.
- Decíamos que también es acrítico, puesto que apoyado sólo en la evidencia inmediata, sólo percibe la epidermis de la realidad. Los conocimientos del saber vulgar pueden ser verdaderos o no, lo cierto es que la pretensión de serlo no se plantea de una manera crítica o reflexiva. Como ya se dijo, es un conocimiento que está al nivel de certeza sensorial, o sea, un saber que puede decir acerca de lo que pasa, pero no porque pasa lo que pasa.

b) Saber científico.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que en nuestra época el saber cotidiano está penetrado por el saber científico. Se trata de algo reciente que se ha verificado paralelamente a la difusión de los medios de comunicación de masas. El saber cotidiano acoge (o puede suceder que acoja), ciertas adquisiciones científicas, pero no el saber científico como tal.
En su práctica social el hombre se enfrenta a una serie de problemas que no puede resolver con los conocimientos corrientes, ni por sentido común. Por otro lado, para el hombre que naturalmente desea saber, como decía Aristóteles, no le basta la captación de lo externo, ni el sentido común, puesto, que existen fenómenos que no se captan en el solo nivel perceptivo. Es preciso superar la inmediatez de la certeza sensorial del conocimiento ordinario. Este salto -que no supone una discontinuidad radical en lo que hace a la naturaleza, pero sí en cuanto al método- conduce al conocimiento científico.

Cuadro 1.1. Oposiciones entre el saber vulgar y científico
SABER VULGAR O COTIDIANO SABER CIENTÍFICO
Superficial Profundo o sólido
Asistemático o desordenado Sistemático o metódico
Acrítico Critico o auto-correctivo
Doxa o opinión Episteme o comprobado

1.2. Evolución de la noción de ciencia.

La palabra ciencia se deriva etimológicamente en las lenguas modernas del vocablo latino scientia. En el latín ciencia tiene un sentido muy amplio y significa: conocimiento, práctica, doctrina, erudición. Esta concepción latina de ciencia concuerda con el significado del origen de su raíz, el verbo latino scio que se deriva a su vez del griego isemi. Este verbo griego equivale también a saber, en toda la extensión de la palabra: conocer, tener noticia de, estar informado.
Por tanto, ciencia en su acepción original y más general, equivale a toda clase de saber. Sin embargo, históricamente, ciencia vino a significar, de modo más preciso, un conjunto de conocimiento sistematizado sobre una materia. Esta noción coincide con lo que hoy entendemos por disciplina. Y así, en este sentido, se puede decir que en la Edad Media las ciencias o disciplinas por antonomasia fueron la Filosofía y la Teología.
Con el desarrollo del saber experimental y la insistencia en el método inductivo, el concepto de ciencia ha quedado reservado modernamente para el conocimiento teórico, inductivo y sistemático sobre la realidad, derivado de la observación y experimentación metódicas.

1.3. Concepto y características actuales de la ciencia.

La ciencia se puede definir, en sentido estricto, como un conjunto de conocimientos sobre la realidad observable, obtenidos mediante el método científico.
Según esta definición son tres los elementos esenciales de la ciencia, que configuran su naturaleza: Un contenido, un campo de actuación y un procedimiento o forma de actuar.
a) La ciencia en cuanto a su contenido está constituida exclusivamente por un conjunto de conocimientos sobre la realidad, en forma de términos y de enunciados. Las ideas de este conjunto se hallan interrelacionadas entre sí y forman lo que se llama la teoría.
Es necesario darse cuenta de que la ciencia aunque se refiere a la realidad empírica, no está formada por hechos sino en todo caso por ideas. El hombre solo puede captar la realidad conceptualmente.
b) El campo de actuación propio y único de la ciencia es la realidad observable, la realidad de este mundo en que vivimos. Lo no empírico, digamos lo trascendente, cae fuera del campo de la ciencia. Esta no se puede pronunciar como tal, ni sobre su verdad, ni sobre su falsedad.
c) Por último, la ciencia utiliza como procedimiento o forma de actuación en la formación el conjunto de conocimientos que la integran, el método científico, que es el que la tipifica, como se ve a continuación.

1.4. El método científico.

Si analizamos etimológicamente la palabra método vemos que deriva de las raíces griegas metá y odos. Metá (hacia, a lo largo) es una proposición que da idea de movimiento y odos que significa camino. Por esto, en su estructura verbal, la palabra método quiere decir camino hacia algo, persecución, o sea, esfuerzo para alcanzar un fin o realizar una búsqueda. Método como forma ordenada de llevar a cabo determinadas acciones.
Lo más característico y específico de la ciencia, aquello que la constituye como tal y la distingue de los demás tipos de conocimiento es el método científico. La ciencia no se distingue de otros tipos de conocimiento por los objetos sobre los que versa.
La ciencia, pues, no es otra cosa que un conjunto de conocimientos obtenidos por la aplicación del método científico, y, por tanto, es el resultado de este método.
Por ello, un científico es, ante todo, no el que tiene muchos conocimientos sobre una materia determinada, lo que es importante y valioso, sino quien sabe utilizar correcta y eficazmente el método científico en su campo.
De aquí la importancia del método científico. A él hay que atribuir en gran parte, sin duda el extraordinario desarrollo de la ciencia. Se puede decir que la ha posibilitado.
No está demostrado que los hombres a partir del siglo XVII sean más inteligentes que los anteriores. Sin embargo, han hecho avanzar grandemente la ciencia porque abandonaron el método escolástico e iniciaron el método científico.
El método científico consiste en formular cuestiones o problemas sobre la realidad del mundo y los hombres, con base en la observación de la realidad y la teoría ya existentes, en anticipar soluciones a los problemas, mediante la observación de los hechos que ofrezca, la clasificación de ellos y su análisis.

- Método inductivo: Experiencia como punto de partida de generación de conocimientos.
- Método deductivo: Se establecen leyes generales (razonamiento) y se deducen consecuencias lógicas que se pueden contrastar con datos.
- Método hipotético deductivo. Conjunción de ambos. Conjunto de pasos secuenciados que se siguen al realizar una investigación:
a. Formulación del problema.
b. Formulación de la hipótesis.
c. Recogida de datos.
d. Análisis de datos y resultados.
e. Conclusiones y generalización de resultados.

1.5. Tipos de ciencia.

Delimitado el concepto de ciencia como un modo de adquisición de conocimiento de forma crítica y sujeto a un método, cabe ahora distinguir cuáles son los distintos tipos de ciencias.
En primer lugar podemos realizar una distinción entre ciencias normativas y ciencias positivas; mientras que la primera busca deducir a partir de un conjunto de principios y axiomas concluir cómo debería de ser la realidad, la segunda pretende inducir a partir de los datos empíricos y de los hechos como es la realidad. Resumiendo, las ciencias normativas como el derecho, ética y moral... son ciencias del deber ser frente a las ciencias positivas como la física, matemáticas, sociología..., que son ciencias del ser.

Cuadro 1.2. Oposiciones entre Ciencias Normativas y Positivas.
CIENCIAS NORMATIVAS CIENCIAS EMPÍRICAS
OBJETO o BASE El deber ser El ser
METODOLOGÍA PRINCIPAL Deductiva Inductivo e
Hipotético-deductivo
PRODUCTO Normas y principios Leyes
EJEMPLOS Ética, Derecho... CC.NN. y CC.SS.

El objetivo de este tema era ubicar la sociología en el contexto de los saberes, y como adelanta el título la sociología nos la vamos a encontrar junto a las ciencias empíricas o positivas. Toca ahora, por tanto desarrollar brevemente que tipos de ciencias positivas hay y cuáles son sus diferencias.

2.- LAS CIENCIAS EMPÍRICAS: CC. DE LA NATURALEZA Y CC. SOCIALES

Las ciencias positivas nos habla de lo que son las cosas de los hechos, de lo empírico y la experiencia, de lo que nos rodea y de lo que somos; en definitiva, podemos distinguir dos tipos de realidades, por una parte, la naturaleza o todo lo que nos circunda, y por otra, el ser humano, es decir, todo aquello relacionado con lo que somos nosotros mismos. Esta distinción es la que pertenece a la diferencia entre ciencias naturales y ciencias sociales.
Cada una de estas dos ciencias positivas tuvieron un desarrollo distinto y en diferentes momentos históricos. Fue en el barroco cuando las ciencias naturales tuvieron su asentamiento como ciencia moderna con un avance importante en el mundo de la física y de la cosmología; mientras las ciencias sociales se configuran como tales, en el siglo XIX con la aparición de la sociología, psicología... Esta juventud de las ciencias positivas, y en particular de las ciencias sociales, no es obstáculo para que ya tengan una solera y un asentamiento en la historia contemporánea del saber.

El objeto de estudio de las dos clases de ciencias positivas: naturaleza y hombre; les diferencia en sus fundamentos o bases epistemológicas. La naturaleza, por su parte, está sujeta al determinismo, a la relación necesaria entre causa-efecto que el físico, químico intenta desentrañar. Por otra parte la dificultad de las ciencias sociales y del ser humano es que el propio sujeto de conocimiento es, a su vez, el que se coloca en situación de ser estudiado; un objeto que, además, se define por su libertad e indeterminismo en sus acciones, pensamientos y en su ser mismo.

No es extraño que el producto de estas dos ciencias positivas sea distinto, en una se formularán leyes absolutas, en la otra sólo podrá hablarse de probabilidades o leyes probables.

Cuadro 1.3. Oposiciones entre las Ciencias Naturales y Sociales.
CIENCIAS NATURALES CC. SOCIALES Y HUMANAS
OBJETO o BASE La naturaleza El hombre
PRINCIPIO EPISTEMOLÓGICO Determinismo Indeterminismo (libertad)
METODOLOGÍA Cuantitativa Cuantitativa y cualitativa
PRODUCTO Leyes absolutas Leyes probabilísticas
EJEMPLOS Física, química... Sociología, Sicología...

Cuadro 1.4. Visión de conjunto de los saberes y sus subtipos.
S
A
B
E
R SABER
VULGAR
SABER
CIENTÍFICO CIENCIAS
NORMATIVAS
CIENCIAS
EMPÍRICAS CIENCIAS NATURALES
CIENCIAS SOCIALES

3.- NACIMIENTO Y OBJETO DE LA SOCIOLOGÍA: "EL HECHO SOCIAL"

3.1. Los orígenes de la Sociología.

La Sociología como disciplina autónoma desligada de la metafísica, la ética o la teología y comprometida con las exigencias del método científicos, nace a mediados del siglo XIX. Durante mucho tiempo, ha sido usual citar el nombre de Comte como fundador de la Sociología. Ciertamente, fue él el primero en utilizar el término sociología para sustituir su anterior expresión de física social.
Generalmente, las ciencias como los grandes descubrimientos, han surgido en la historia como resultado de un proceso complejo de interacción multicausal. El modo de pensar sociológico nació como fruto de un proceso y en el interior de un determinado contexto. Como cualquier acontecimiento histórico, es el resultado de múltiples causas. Y, en tanto que práctica intelectual, son muy diversos los razonamientos, argumentos, teorías, etc., que propiciaron su génesis.
Este contexto histórico en el que situamos el nacimiento de la Sociología viene marcado por un conjunto de factores que, en favor de la claridad expositiva, podemos agrupar en dos tipos: factores de orden intelectual-teórico, y factores de orden social y económico.

A) Factores de orden intelectual-teórico:

- El positivismo y las exigencias del método científico.
Si la sociología se distingue en algo de la anterior reflexión filosófica acerca de la sociedad, es en su intención de sujetarse a la disciplina del método científico y de la observación empírica de los hechos en el análisis de la sociedad. El método científico diseñado en el Renacimiento por hombres como Galileo y aplicado en primer término a la Física, había conducido a esta disciplina a un grado de desarrollo espectacular.
El propio Comte reconoce su admiración por este hecho y confiesa su intención de aplicar al estudio de la sociedad el mismo método que los físicos utilizan en el estudio de la naturaleza.
La aceptación consciente y sistemática de las exigencias del método científico en el estudio de la sociedad hasta el punto de hacer del ello su signo diferenciador respecto a la filosofía social, es inútil buscarlo con anterioridad al positivismo.

- El descubrimiento de la existencia de leyes sociales. A. Comte.
Pero la insistencia positivista en el método científico hubiera resultado estéril, de no incidir sobre una idea que se generaliza en el siglo XVIII: la sociedad, como la naturaleza, está sometida a un conjunto de leyes que regulan el devenir social y la historia. En el siglo XVIII nace la idea de que los fenómenos sociales poseen un carácter de regularidad y que por lo tanto están sometidos a leyes naturales más o menos análogas a las que gobiernan el universo físico: la elaboración de este concepto de leyes sociales, constituye un progreso decisivo, pues la ciencia tiene precisamente por fin, la investigación de dichas leyes por métodos experimentales. El mérito de A. Comte, que toma esta idea del siglo XVIII, reside en el hecho de haber sistematizado dicho principio y haber efectuado el primer análisis completo. La misión de la Sociología consiste, principalmente en descubrir estas leyes.
El propio Comte creyó haber descubierto una, en la formulación de la ley de los tres estados. El saber universal ha atravesado, a lo largo de su historia, tres etapas (estados): Estado teológico, metafísico, positivo.

Cuadro 1.5. La Ley de los Tres Estados (A. Comte)
TEOLÓGICO METAFÍSICO POSITIVO
Explicación sobrenatural
Ficticia
Sociedad militar
Infancia Explicación por entes
Abstracta
Sociedad legalista
Juventud Explicación real
Científica
Sociedad industrial
Madurez

- Autonomía de la sociedad civil.

Pero si preguntamos por qué ahora y no antes cuando nace la Sociología como aquí la entendemos. Habrá que referirse al hecho de que es en este siglo cuando aparece la idea de que la sociedad posee una realidad autónoma respecto a las instancias a las que tradicionalmente venía refiriéndose. La idea de sociedad civil como algo distinto y autónomo respecto a la Ciudad de Dios (religión) o al Estado (político), nace ahora como aportación e los filósofos de la Historia. Cuando la fuerza de las instancias a que venía siendo referida se resquebrajan (como consecuencia de las revoluciones), la sociedad se convierte en sí misma en objeto de estudio e investigación. En este punto, los filósofos de la historia como Hegel, juegan un papel importante.

- Las ideas evolucionistas.
Por último, las ideas evolucionistas jugaron también un papel fundamental en el nacimiento de la Sociología. H. Spencer otro de los padres fundadores junto A. Comte asimila el evolucionismo de Darwin. En concreto, según Spencer las sociedades han evolucionado, desde las sociedades simples a las compuestas:

1.6. Evolución social según H. Spencer
Familias------->------Clanes-------->-------Tribus-------->-------Estado
CARACTERÍSTICAS:
Simple----------->----------(ESTRUCTURA)------------>-----------Complejo
Generalidad---->-----------(FUNCIONES)-------------->-----------Especialidad

B) Factores sociales y políticos.

- La revolución industrial. (Económicos)
Hablar de los orígenes de la Sociología sin referirse a las transformaciones sociales, políticas y económicas que conmovieron a Europa como consecuencia de la revolución industrial primero, y de la revolución francesa después, resulta imposible. Los hechos son sobradamente conocidos. La industrialización significa un cambio radical en el modo de producción económica. La agricultura deja de ser la base fundamental en la economía de las naciones. La producción artesanal y la organización gremial del trabajo dan paso a un nuevo modo de producción basado en la industria, en la libertad de mercado y en la organización racional del trabajo. La riqueza de las naciones depende de la base productiva y no de la cantidad de dinero acumulado, como quería el mercantilismo.
Libre de toda suerte de ataduras que lastraron durante siglos la actividad económica (privilegios estamentales, organización gremial, etc.), la burguesía asumió el protagonismo en la dirección de la economía y se lanzó a la búsqueda del máximo beneficio mediante la organización libre del trabajo y la adopción creciente de nuevas tecnologías derivadas del desarrollo científico.
- El auge de los ideales democráticos. (Políticos)
Estos hechos no pudieron por menos de cuestionar radicalmente el viejo orden jurídico y político del ancien régime. La revolución francesa significó el final del orden estamental basado en los privilegios de la aristocracia y el clero. La burguesía se consolidó como clase social dominante y, aunque fuera de manera incipiente y, en gran medida, meramente formal, los ideales democráticos irrumpieron definitivamente en la teoría política.
- El capitalismo y la cuestión social. (Sociales). Pero la progresiva concentración de mano de obra en torno a los grandes centros fabriles, trajo consigo, necesariamente, la aparición de una nueva clase social: el proletariado. La organización libre del trabajo, significó en la práctica, la ausencia de toda regulación en las relaciones laborales y empobrecimiento progresivo de las masas obreras como consecuencia de los salarios de miseria con los que el capital buscó incrementar la plusvalía. Pronto esta nueva clase social se organizó en sindicatos y partidos revolucionarios y Europa se vio envuelta en un clima de conflictividad social y política sin precedentes. La cuestión social fue uno de los factores decisivos en el complejo multicausal a que antes aludíamos, como responsable del nacimiento de la sociología.

3.2. El objeto de la Sociología.

En relación con otras disciplinas científicas, la Sociología se encuentra en una situación desconcertante: su primera tarea, y justamente la más difícil, consiste en decir cuál es su objeto de estudio. Existen profesionales de la Sociología, Facultades de Sociología, revistas y publicaciones dedicadas a la sociología y se celebran Congresos Internacionales de Sociología. Sin embargo, aún hoy, los sociólogos no han logrado ponerse de acuerdo acerca de qué debe entenderse por Sociología, cuál es su campo propio de estudio o cuáles son los límites precisos que la diferencian de otras ciencias sociales, como la Antropología, la Historia o la Psicología Social.

Razones de la dificultad en la determinación del objeto.

A) Coincidencia del sujeto y el objeto en la investigación sociológica.
Es cierto que no faltan razones para explicar este desacuerdo. En general cualquier ciencia en la que el hombre sea, al mismo tiempo, sujeto y objeto de investigación, tendrá un margen de indefinición y prejuicios distorsionan inevitablemente el análisis de un objeto -el hombre-, que ya en sí mismo se caracteriza por su infinita plasticidad e inestabilidad. Se trata por tanto, de una ciencia inmersa en su propio objeto el cual por sí mismo, es un objeto inacabado y cambiante.

B) El análisis social y el sentido común.
Por otra parte, el sociólogo pretende analizar científicamente hechos y acontecimientos acerca de los que, por su especial proximidad, todo el mundo cree saber algo. Con frecuencia, estas conclusiones de sentido común están tan fuertemente arraigadas, que resulta difícil, incluso para el sociólogo, sustraerse a ellas y, en ocasiones, distorsionan el análisis sociológico.
Si sus conclusiones están de acuerdo con el sentido común, la Sociología será simplemente, una ciencia de lo obvio que justifica mediante una enorme parafernalia científica (encuestas, estadísticas, muestreos, etc.) Lo que todo el mundo sabe. Si, por el contrario, sus conclusiones contradicen el sentido común, probablemente se le mirará con recelo por cuestionar lo evidente y defender posturas absurdas o peligrosas.

C) Imprecisión en los límites con las demás ciencias sociales.
La imprecisión en los límites con el resto de las ciencias sociales es otra de las fuentes de indefinición. La Sociología comparte objeto con las demás ciencias sociales. Todas ellas estudian la sociedad desde diferentes puntos de vista.
Sus primeros representantes la consideraron como la ciencia síntesis en la que debían converger todas las demás ciencias sociales particulares. Su carácter enciclopédico les autorizó a ofrecer grandes visiones generales de la Sociedad y de la Historia. En este empeño encontraron la razón de ser de la Sociología y justificaron el punto de vista de su objeto.
En la actualidad, los sociólogos (o al menos la mayoría) han renunciado a este intento de ofrecer grandes teorías omnicomprensivas de la Sociedad y la Historia en general. Aun reconociendo su carácter sugestivo y estimulante, estas grandes teorías no son susceptibles de verificación empírica y, por consiguiente, no pueden ser consideradas teorías científicas. Con ello, la Sociología ha perdido su dimensión de ciencia-síntesis, que cierra el edificio de las ciencias sociales; renunciando a la posición de privilegio en que la colocaron los primeros fundadores. Es lógico que este proceso trajera como consecuencia la pregunta por el objeto de la Sociología.

D) Inmadurez de la ciencia.
Por último, algunos autores atribuyen el problema simplemente a una presunta inmadurez de la ciencia. En su corta historia (apenas siglo y medio), la Sociología no habría conseguido elaborar aún un cuerpo teórico suficientemente contrastado y seguro. La imprecisión y el desacuerdo en la utilización de términos y conceptos, sería una consecuencia de esta situación.

3.3. El objeto de la sociología: Los hechos sociales según Durkheim.

En el siglo XIX, los padres de la Sociología, Saint-Simón, Comte, o Marx... no supieron dar una respuesta clara a la pregunta de cuál es el objeto de esta ciencia que estaba naciendo. Comte convirtió a la Sociología como al positivismo en una religión, con su catecismo y sus normas morales; también Marx derivó la Sociología en una mera ideología que defendía intereses particulares de clases y de opciones políticas y de proyectos de sociedad distinta.
Habrá que esperar a Durkheim (1864-1920) para que exista una verdadera respuesta a la pregunta del objeto de la sociología, y es por eso que sería a él al que habría que atribuir la auténtica paternidad de la sociología como ciencia positiva.
El objeto de la sociología, lo que la configura y define es el estudio de los hechos sociales. ¿Y, qué son los hechos sociales para Durkheim?. Antes de nada habría que decir lo que no son los hechos sociales, es decir, acercarnos por la vertiente de la definición negativa a este concepto clave en la sociología durkheimiana, para luego definirla positivamente.

A) Lo que no son los hechos sociales:
- No son los fenómenos físicos,
- No son procesos orgánicos.
- No son tampoco los fenómenos psíquicos.
- No son fruto de individuos o mejor dicho de individualidades.

B) Lo que son los hechos sociales.

- Son las formas de actuar, pensar y sentir que son objetivas y externas al individuo, que tienen un poder de coacción, por el que se imponen al mismo individuo quiera o no quiera.
- Son fruto de la acción múltiple y simultánea de individuos, son por tanto modelos colectivos preexistentes que se nos imponen, elaborados por generaciones pretéritas.
- Son el sustrato social, es decir ese conjunto de modelos colectivos configura lo que Durkheim llama la conciencia colectiva.
- Suelen formularse de manera oral o por escrito, como normas que se transmiten por la educación (aforismos, leyes morales, jurídicas...); quedándose fijadas en obras objetivas (estilos de arte, culturas, modas, etc.)
- Aunque, en parte modificables por nuevas acciones individuales, ofrecen resistencia al cambio.

4.- DEFINICIÓN Y OBJETO DE LA SOCIOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN

4.1. Sociología de la Educación: definición y delimitación.

Hay una serie de términos que han venido empleándose a lo largo del siglo XX, que conviene aclarar, si bien no siempre las designaciones de las obras coinciden con el contenido. Asimismo, designaciones diferentes encierran a veces contenidos similares. Sociología de la Educación, Pedagogía social, Sociología educativa y otras disciplinas que contemplan las diversas relaciones de la sociedad y la educación con metodología y objetivos diferentes.
a) Sociología de la Educación. Es una disciplina que utiliza los conceptos, modelos y teorías de la Sociología para entender la educación en su dimensión social. Ha sido cultivada por los sociólogos que han tenido un interés creciente por la educación y por los pedagogos que han pasado de recurrir casi exclusivamente a la Psicología, a un equilibrio entre ésta y la Sociología.
b) Pedagogía social. Es una disciplina pedagógica. Su objetivo es la educación social del hombre. Lo que importa es convertirle en un ser social capaz de integrarse en el medio, de participar activa y responsablemente y en su caso de mejorarlo. Hoy cobra interés especial al considerar la reeducación y la resocialización de todo tipo de marginados sociales.
c) Sociología educativa. Aunque ha arrancado de los social como la condición y el objetivo, sin embargo su intención ha sido fundamentalmente educativa: perfeccionar la conducta del hombre como ser social y a su vez la mejora de la sociedad.

Cuadro 1.7. Disciplinas relacionadas con la educación y su distinción
SOCIOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN PEDAGOGÍA SOCIAL SOCIOLOGÍA EDUCATIVA
DISCIPLINA Sociología Pedagogía Moral
FIN Explicar Socializar Perfeccionar
AUTORES Durkheim
(1858-1917) Nartop
(1854-1924) Dewey
(1859-1952)
PRECEDENTE Sociología Francesa Idealismo Alemán Pragmatismo EE.UU.

4.2. La Sociología de la Educación como ciencia

Para terminar de delimitar la Sociología de la Educación se exponen a continuación una serie de características propias de esta ciencia:

a) Es una Sociología especial. Es decir, es una de las ciencias sociológicas (como también la Sociología de la Familia, la Sociología del Trabajo, la Sociología de la religión...) que se ocupan de alguno de los aspectos concretos de lo social. En este sentido es una rama de la Sociología General, coordinada con las otras Sociologías especiales mencionadas.
b) Es una Ciencia de la educación, en tanto que tiene como objeto de estudio la educación. Esto no significa que sea una ciencia pedagógica, ni que pertenezca a la Pedagogía, sino que es una ciencia sociológica que pertenece a la Sociología.
c) Es una Disciplina explicativa y descriptiva esencialmente, frente a otras que pretende o tienen por objetivo principal intervenir en el proceso educativo. Esta afirmación que opone la Sociología de la Educación con las Didácticas y Psicología de la Educación, no quita que la Sociología de la Educación posea un carácter provocador y crítico que provoque y oriente con sus resultados cambios y transformaciones.
Por último, su especialista o profesional típico y ordinario es el sociólogo.

BIBLIOGRAFÍA.

ANDER-EGG, E. (1965), Técnicas de investigación social, Humanitas, México.
GIL VILLA, F. (1994), Teoría Sociológica de la Educación, Amaru Ediciones, Salamanca.
GONZÁLEZ RÍO, M. J. (1997), Metodología de la investigación social, Aguaclara, Alicante.
GUERRERO SERÓN, A. (1996), Manual de Sociología de la Educación, Editorial Síntesis, Madrid.
MORALES NAVARRO, J. y ABAD MÁRQUEZ, L.V. (1992), Introducción a la sociología, Tecnos, Madrid
PICÓ, J. y SANCHIS, E. (1996) Sociología y Sociedad, Tecnos, Madrid.
QUINTANA CABANAS, J.M. (1993), Sociología de la Educación, Dykinson, Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada